jueves, 22 de noviembre de 2018

Progreso y diálogo

[Sobre los avances de la obra en el Centro Cultural, Teatro La Piojera]

Recorrimos la obra que el municipio lleva adelante en el Centro Cultural teatro #LaPiojera. Aunque ha sido un tiempo de mucha lluvia nos impresionó el progreso (en su sentido amplio y restringido) así como los avances y los hallazgos: la fachada ha vuelto a ser la original con una reconstrucción no sólo del frente sino del ingreso interno en general, algo que se replica en la boca del escenario donde apareció una fosa pequeña y bonita. También allí se reconstruyó la boca, sus molduras y delicados ornamentos; es como si hubiéramos rebobinado la historia hasta su momento de mayor esplendor. 
Las paredes de la caja que conforma la sala ofrecen, después de un cuidadoso decapado, una trama de rombos que coincide con numerosos recursos estetica sinteticista del art deco, escondidos desde hace décadas en cadas de descuido y desinterés por el patrimonio de Córdoba. Estaban deteriorados pero afortunadamente los estamos recuperando.

También, ya en materia de gestión, desplegamos un espacio de diálogo con una treintena de organizaciones cuyo balance es buenísimo en el ánimo de una construcción conjunta y colaborativa. Ya se analizan numerosos procedimientos de trabajo a futuro igual que ideas para programar esa sala que tendrá un fortísimo componente comunitario, barrial, plural y diverso. Nobleza obliga, en una suerte de balance de este primer tramo de la mesa de participación, sólo un grupo reducido de integrantes -vale destacar que no todos ellos- de la agrupación Defendamos Alberdi no ha podido integrarse al espiritu de participación debido a reiterados episodios de violencia verbal, estrategias beligerantes y descalificaciones continuadas. Así todo, con el equipo de cultura comunitaria hemos concluido que tendremos todas las reuniones con este espacio para garantizar la inclusión de su mirada, eso sí, de forma separada del conjunto de organizaciones. Muy por el contrario celebramos el permanente diálogo con el Centro Vecinal, la UNC, el Club más grande del mundo, la Escuela Manuel Belgrano y tantos otros espacios cuyos aportes son insistentemente constructivos. 

Volviendo a la obra, con los aportes de la Comisión Nacional de Sitios y Monumentos Históricos y su compromiso permanente, así como la llegada de un equipamiento técnico muy valioso del Instituto
Nacional de Teatro estimamos que este emblema de la ciudad, ubicado en el corazón -literal y metafórico- del Barrio de Alberdi, supondrá un antes y un después en el sector en la medida que por primer vez en su historia estará, no sólo restaurado, sino que será público. Será de de todas, y de todos los cordobeses.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Inclusive


Publicado por La Voz del Interior, en la Sección Opinión, Lunes 5 de Noviembre

Resulta sumamente llamativo que palabras como amigues, de una cierta artificialidad distante y ascética que le imaginamos a Siri -el asistente con inteligencia artificial de los iphones- o un GPS representen, paradigmáticamente, la forma de demostrar mayor compromiso con la perspectiva de género.
Como ya hemos visto, si ir más lejos en tapa de este diario, hablar de alumnos, alumnas y alumnes propone reconocer a cada uno de nuestros interlocutores en la diversidad. También es una suerte de provocación para denunciar años de discriminación devenida en acción política discursiva, algo señala Moscardó en una columna reciente. Las palabras son representaciones de la realidad que construyen nuevas realidades por eso, chiques del siglo XXI, sepan disculparnos a quienes nos formamos en el siglo pasado y los cambios nos obligan a mover articulaciones mentales que tenemos oxidadas. Aunque no nos salga, les entendemos.
Chiachio y Giannone en la muestra Democracia, CCK, 10/18 

En el otro lado están algunos intelectuales que se oponen a forzar el lenguaje argumentando que podemos describirlo mejor con las herramientas que ya nos dieron y, en lugar de alumnes, preferirían decir “buen día estudiantes que se sientan identificados con lo femenino, con lo masculino y especialmente para aquellos que no se sientan cómodos en ninguno de los géneros anteriormente mencionados.” Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, visitó recientemente Córdoba y planteó fórmulas interesantes argumentando que en lugar de “derechos del hombre prefiero los derechos del ser humano, y cuando dicen los ciudadanos, yo elijo la ciudadanía. Es decir, soy partidario del lenguaje inclusivo. Con lo que sí tengo mis dudas es con otro tipo de ocurrencias, como la utilización de las x o de las e.” Hilando fino podríamos decir que es partidario de un uso inclusivo del lenguaje.
A título personal, mi preferida es la palabra inclusive que, para completar el planteo, va más allá y se preocupa especialmente por sumar a los últimos. Inclusive incorpora especialmente a un elemento de un conjunto que de otra manera estaría fuera. Señala a algo o alguien ubicado en un borde y que categóricamente deseamos sumar: Las alumnas de este colegio, inclusive aquellas que rindan libre, podrán ser elegidas delegadas.
Lenguaje inclusivo, uso inclusivo del lenguaje e inclusives sufren embates violentos, misóginos y reaccionarios que inundan ese mundo escrito en el que cada vez vivimos más tiempo llamado wassap y que aún les toleramos como si no existieran.
Es muy difícil que pase un sólo día sin que alguien suelte alguna barbaridad -como si se tratara de un pedo putrefacto que el autor cree, en soledad, que es gracioso pero nos ofende y dispersa del espacio común-. Muchas hacen referencia a Natalia Mira (la presidenta del centro de estudiantes del Colegio Pellegrini). No conforme con ridiculizar a una joven que lleva su bandera como otros llevamos las propias, el sarro de la sociedad -y cuando decimos sarro representamos esa suciedad poco visible y dura que se oculta en la boca, tan cerca de la lengua que le contamina- le asocia con Brandine, una personaje de Los Simpson que representa una mujer pueblerina, pobre, casada con su primo Cletus con quien ha tenido 30 hijos y que habitualmente aparece bebiendo y fumando durante el embarazo.
En este tiempo crítico, que ha exigido adaptarnos a profundos cambios en todas nuestras prácticas, muchos deberían reaccionar con más adultez a los cambios que proponen los jóvenes porque el futuro llegó para señalar a quienes descalifican, que lejos de ridiculizar a los demás ponen de manifiesto su inclinación a la fealdad.
Por el contrario, la belleza es renovación y subyace cerca de la verdad, y la bondad e inclusive, desde el principio de la filosofía es moderna, diversa y nos eleva a todos, a todas y próximamente a todes.-