viernes, 22 de marzo de 2019

El valor invaluable de La Piojera de Alberdi



Hoy no es un día más. Sin dudas quedará en mis recuerdos como una de las fechas más importantes de mi trabajo, pero sobre todas las cosas quedará registrado como un hito en Córdoba porque reinauguramos el Centro Cultural La Piojera.
Se ha dicho mucho, yo querría llamar la atención sobre pocas cosas: Por primera vez es un ámbito público ya que el municipio lo expropió y convirtió en un sitio para todas y todos. Nunca en sus casi noventa años fue estatal. Hoy lo es.
Se llevó adelante una tarea de restauración inusitada para un edificio que estaba en ruinas y ahora es una obra de arte en sí mismo. Hay que verlo para creerlo, y como compromiso seguiremos manteniéndolo así, desde mañana mismo, afinando cada detalle pendiente y por venir.

La lucha de los vecinos fue fundamental para que la gestión del Intendente Mestre decidiera no sólo la expropiación y la obra sino la propuesta de un modelo de gestión conjunto a una mesa con 22 organizaciones de muy diversa índole que, en su pluralidad, impulsará los lineamientos de esa casa cuya línea de actuación pasará por la cultura comunitaria.
Por último vale destacar a las trabajadoras y trabajadores de la secretaría de cultura, de la empresa constructora, del equipo de restauración, así como ámbitos públicos y privados que con su compromiso pudieron amplificar su vocación de servicio hacia toda la comunidad. Hoy la inversión en cultura, ese derecho humano tan infinito como la propia definición de un barrio, una ciudad, un pueblo, adquiere un valor -paradigmáticamente- invaluable.