domingo, 25 de febrero de 2018

Alternancia, diversidad y enojo

En atención a una publicación reciente de Karol Zingali de Oficina de Artistas sobre el Festival Mujeres al Griego quería compartir unas pocas reflexiones. 
La primera y más importantes es aclarar públicamente, como lo hiciéramos en privado, que respetamos muchísimo a Karol y Vivi así como consideramos que cada una de las ediciones de este festival salieron perfectamente, razón por la cual no podemos más que estar súper agradecidos. 
A pesar del malestar que generan publicaciones de estas características, sinceramente sentimos cariño por ambas, cuya calidad humana siempre destacamos. Y hablo por quienes co-producimos esta actividad, pero también por públicos, creadores y proveedores. 
Creemos, debo insistir, que son excelentes personas y tremendas profesionales, en todo caso puede pasar que, en esta coyuntura estén molestas. Y como la molestia y el enojo son estados temporales -además de malos consejeros- descuento (y espero) que -como en innumerables ocasiones- nos encontremos próximamente detrás del escenario trabajando para alguna actividad hermosa. 

Al mismo tiempo, me parece justo destacar que, no las removimos de sus funciones, como si les hubiéramos expulsado, sino que en lugar de contratar su productora, acordamos buscar otra empresa. Cada año confeccionamos un contrato que empezaba y terminaba en sí mismo pues esa es la naturaleza de la tarea. Tan conforme hemos estado con su talento que, después de contratarles 5 años seguidos, les propusimos que continuaran contribuyendo en otra posición del festival, e inclusive les invitamos a gestionar conjuntamente otra actividad de la Secretaría de Cultura. Pareciera un dato que hubiera convenido incluir en el comunicado. 
La alternancia, así como la convocatoria abierta han sido, desde el primer dia, un mandato que hemos decidido sostener y por ello se renuevan las conducciones, gestiones y curadurías.
Alternancia para la diversidad de miradas, eso es toda la razón de la decisión. 

Paradigmáticamente, y muy por el contrario de lo que se escribe en esta desdichada carta, no vamos a eliminar lo que tenga que ver con terceros -nótese que hemos sido acusados, también, de querer tercerizar- pues como ya se dijo, en esta y muchas otras actividades articulamos con diversos referentes, siempre con un criterio de pluralidad. También somos -desde siempre- interlocutores activos, como lo hiciéramos, al incluir concursos abiertos, autores, abordajes, instancias de política y acción cultural en cada programa y especialmente en temas de género y derechos humanos, una prioridad histórica de la cartera y la gestión. 

Por último aclarar en los mejores términos -como estamos tratando de hacer- que las renovaciones son naturales, que el espacio no se pierde, que las banderas siguen altas, mientras las personas que pasan no quemen los barcos después de viajar en ellos. En todo caso apostamos por proyectos que crecen con las renovaciones. 
Pero ganó el enojo.

Justo hoy leí un libro muy breve de Byung-Chul Han que propone “las olas de indignación son muy eficientes para movilizar y aglutinar”... “no permiten ninguna comunicación discreta y objetiva, ningún diálogo, ningún discurso”.. y por eso simplemente proponemos respetar a otras colegas, un nuevo equipo de producción con una nueva propuesta. 
Por eso también proponemos más conversación y menos descalificación.-

https://www.cordoba.gob.ar/2018/02/19/convocatoria-abierta-sumarse-al-griego-mujeres/

martes, 13 de febrero de 2018

Naúfragos / Cinco maneras de encontrar tierra firme

Sobre la mesa redonda del 220CC

En una reciente recopilación de Fabián Casas llamada “trayendo a casa todo de nuevo” hay una serie de frases que son verdaderos latigazos conceptuales. En alguna página, el autor propone que “El lugar ideal para vivir y crecer es el bar de La guerra de las galaxias. Hombres con caras de pescado, mujeres con tres tetas, piratas de Orión y vendedores de chucherías de todo el Universo. Cruces de historias, de idiomas. En fin, el jardín antifascista por excelencia. Porque es en los cruces donde la vida se vuelve interesante, donde la diferencia nos potencia y donde el miedo, que nos vuelve esclavos, recula para convertirse en pasión” …  Lamentablemente, esta cita -que me parece genial- no tiene una relación directa con esta tarde de intercambio de opiniones que hemos dado en llamar Náufragos. En rigor, el ánimo del encuentro es reunir referentes del sector cultural que han sobrevivido en el océano cultural braceando como locos hasta llegar a una isla donde pueden vivir de su actividad.
Convengamos que hay cierto elogio de las situaciones límites y las dificultades económicas en el campo creativo, donde siempre se celebra la lírica del que menos suerte ha tenido. El mismo Casas cita, en otra nota de esta compilación, a Joaquín Giannuzzi, un poeta cuyas palabras “reflejan la mediocridad dramática y a veces hilarante de nuestros días mortales: un trapo tirado en la cocina, un hombre que no sabe si hacerse el nudo de la corbata o ahorcarse, un insecto que cae en la mesa del poeta para fenecer”. De hecho se refería a sí mismo de la siguiente manera “soy el poeta menor de todas las antologías, incluso la mía”.
Para escribir toda la poesía, pero poder vivir de ella; para poder pagar otra ronda en el mágico mundo de La Cantina de Chalmun, o de Mos Eisley y superar los miedos (finalmente la cita cobra un inesperado sentido) no nos queda otra que juntarnos, escuchar a quienes inventaron alguna magia que les permite vivir de lo que les gusta, y aprender.

En el marco del Curso de Comunicación y Gestión Cultural, que dará comienzo en Abril, proponemos una serie de breves reflexiones en primera persona, de la manos de hacedores de la creación cordobesa. Gratis. 28 de marzo. 19,30hs