domingo, 23 de marzo de 2014

Selfies, Zings! y grafitis

Los selfies son autoretratos tomados por el mismo prosumidor que tienen la particularidad de dejar explícito que se trata de una toma autoproducida debido a que el autor/ protagonista sostiene la cámara o teléfono. Esta práctica es tan habitual que muchas celebridades son verdaderos selfionautas. A entender de Julieta Fantini en La Voz del Interior del 29/12/14, “el 2013 fue el año de las selfies” aclarando que normalmente se trata de una práctica individual –aunque los Oscars, Samsung de por medio nos indicaran lo contrario-, a veces con espejo de por medio, mediante una celucámara y bajo la toffleriana idea de hacerlo uno mismo. Milley Cirus, James Franco y hasta el Papa Francisco han pasado y posado.
Los Zing! Por su parte homenajean la canción de Travis (Sing, 2001, que llegó al tercer lugar de la UK singles chart list e integra el LP Invisble band), pero son un fenómeno más alternativo. También son autofotos pero con la particularidad que incluyen una dedicatoria, un mensaje, una firma. De allí su nombre que es una variación de sing, firma en inglés. Son tomas muy teenager destinadas a redes más visuales coomo fotolog e incluyen cierta pertenencia, como si ese cuerpo fuera del homenajeado. Los hay de diversos tipos, más elaborados, o menos; y sobre todo más atrevidos o no tanto. En este campo no escasean traseros turgentes, senos y penes firmados con el nombre del homenajeado, también llamados sexoxo. Lo explica bien el filósofo Byung-Chul Han (1959) en la Babelia del 23/3/14 “La existencia de cualquier cosa depende de que sea previamente expuesta, de su valor de exposición en el mercado. Y con ello la sociedad expuesta se convierte también en pornográfica. La exposición hasta el exceso lo convierte todo en mercancía. Lo invisible no existe, de modo que todo es entregado desnudo, sin secreto, para ser devorado de inmediato, como decía Baudrillard.

Siempre en materia de identidad en la globalidad, la práctica del Grafiti y sus firmas, tachaduras y señales no deja de ser, paradigmáticamente, una experiencia artística que publicar en muros (a lo facebook) un mensaje desde el individuo y hacia su red. Hacia la red urbana.

No hay comentarios: