lunes, 1 de septiembre de 2008

El sonido de la intimidad

(Viene de La Música: un cuestión de fe y descargas)

No se sabe cuál fue el día que Dios destinó a la creación de la música, pero sí hay certezas que trabajó con mucha alegría, y que desde entonces tuvo competencia. Como fuera, con el ritmo descubierto, los primeros músicos interpretaban sus instrumentos en una caverna, y la danza fue la respuesta por parte de los primeros asistentes al show prehistórico. En ese momento el paralelismo entre música y religión se confunde en un acto donde lo místico y lo musical son una sola ceremonia.
Luego, como en todas las disciplinas, la relación entre lo artístico y lo técnico se entrelazó, modificándose, mezclándose hasta construir una historia indivisible. Los instrumentos fueron mutando a lo largo de siglos y se combinó la elementalidad de la percusión, el uso sonoro del aire, y las cuerdas para dar lugar al piano (cuerdas percutidas), el órgano (instrumento de viento con teclado) y otras variantes que los sofisticados luttiers del siglo XIX llevaron a su máxima expresión. Simultáneamente comienza la historia de los reproductores de música, cuando el francés Édouard-Léon Scott de Martinville, en 1857, inventa el autofonógrafo. Consistía en un aparato capaz de imprimir el sonido, pero no de reproducirlo. El invento, que despertó el interés científico de un siglo proclive a esta clase de artificios (la fotografía nacería en 1839, y el cine en 1895) no pudo ofrecerle a su creador la alegría de escuchar sus grabaciones. El sonido había enmudecido en una hoja de papel. De hecho, recién hace pocos meses, en pleno 2008 un grupo de investigadores de la ingeniería sonora sí consiguió reproducir uno de los autofonogramas de 1860. Siglo y medio después se encuentra en Wikipedia la frágil voz de una dama fantasmagórica, tal vez la sobrina de Scott, cantando “Au Clair de la Lune”. Un hallazgo conmovedor.
Pero este aparato era sólo el comienzo de los registros auditivos. En 1878, al mismo tiempo que Tchaikovsky ensayaba sus creaciones, Thomas Alva Edison ofreció al mundo el fonógrafo. Este sistema se basaba en un cilindro capaz de registrar grabaciones y luego reproducirlas: música o voces familiares, desde entonces todo se podría poseer. El fonógrafo gozó de una fama relámpago pues al poco tiempo Emile Berliner inventó el gramófono. Era el año 1888. Este bisabuelo del tocadiscos tenía un plato giratorio sobre el que descansaba un disco plano, “leído” por una aguja en un. La facilidad para producir discos en serie fue decisiva en su imposición. Se podían hacer cientos de discos iguales, pero no se podía hacer sólo uno en casa. Los melómanos dejaban de ser recopiladores para transformarse en consumidores.
El material de estas placas fue variando desde la frágil pasta hasta los vinilos. Estos discos de acetato, considerados obsoletos por algunos, son aun hoy la materia prima de los djays.
Los vinilos se editarían en 4 velocidades: 16, 33, 45 y 78 RPM y, según el tamaño y la cantidad de canciones podían ser single, maxi-single, EP, o LP (long-play). Los tocadiscos han evolucionado con el tiempo hasta llegar a poseer púas láser (no tocan el disco) y puertos USB para conectarse a la compu.
En paralelo, a comienzos del pasado siglo XX surgieron soportes magnéticos que nuevamente permitían hacer registros. Inicialmente desarrollados en la Alemania de los años 30s, los magnetófonos grababan cintas abiertas. Fueron un importante recurso para la radiodifusión y propagandas nazis.
Después de la segunda guerra mundial, en 1945, el ingeniero de las tropas aliadas Jack Mullin, tomó algunos de los aparatos alemanes, y los perfeccionó. En ese proceso consiguió el sonido stéreo y la grabación multipista, avaneces que en 1960, utilizarían los Beatles para grabar “Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club band”.
Con la tecnología magnética, en 1964, Philips lanza el casete que se impuso velozmente debido a que su licencia de fabricación fue gratuita. Este soporte popularizó de la música grabada.
(Continua en Tres hits del casete)

1 comentario:

SoLo SoY, LuEgO ExIsTo dijo...

muy interesante el blog, te invitamos a pasar por el nuestro, te omentamos que somos un curso de la carrera "GESTION CULTURAL" de la ciudad de punta alta en buenos aires, recien empezamos pero puntamos a difundir nuestros aprendizajes y compartirlos con todos!

gracias y saludos