miércoles, 1 de agosto de 2012

Huella interna


(Publicado por el Suplemento Homenaje de La Voz del Interior, 30/7/129

Lunes 7:45 AM Saco de un tío, pupitre de madera y hierro forjado. Corbata con el nudo más grande de Córdoba y correcto peinado lamido de vaca.

Entra un señor y nos trata de señores. Miedo. Entra otro señor y dice “salvete alumni”. Casi al borde de hacernos pis, nos paramos y empieza la primer clase del primer día del Monserrat, un mundo misterioso de palmeras infinitas y adultez. Especialmente para un niño de 10 años.

Después de eso, todo es compañerismo y eminencias que, en sus clases, aportaban las bases  intelectuales para construir esas personas que empezaban a erigirse.

También había perversos y conservadores (adjetivos que normalmente cuajaban en la misma persona) pero, del Monse, lo que queda no es de los otros sino propio: la firme convicción que el conocimiento es libertad, el primer bien del todos y todas.

No hay comentarios: