martes, 20 de marzo de 2012

Burbujas y binomios


[Texto de introducción a la exposición Ciudad Imaginaria, Cabildo Histórico, Córdoba]

Un padre se baña con su hijo pequeño. Juegan como dos niños en la igualdad que confiere el agua.
Hacen burbujas con el jabón e intentan pasárselas. La operación no es fácil pero después de varios resbaladizos forcejeos consiguen transferir esa utopía con mala prensa que son las burbujas. Hay algo integeneracional, pero sobre todo atemporal en las burbujas aunque se supone que vivir en una burbuja, o que hacer burbujas es indeseable.
Sin embargo, convengamos que nada se parece tanto a una ciudad como esas frágiles invenciones del hombre para construir mundos imposibles de formas inclusivas y envolventes, a través de las cuales reconocernos. Todos cabemos en una burbuja que es, para cada uno, un casa y una forma poética de ocupar el espacio común. Son espejos, ópticas fotográficas que reúnen un crisol de lecturas sobre nuestra urbe, sobre quienes somos y que hacen epicentro en el Cabildo, justamente el ámbito de convergencia e intepretación de la ciudad misma.
La exposición Ciudad Imaginaria es, sin dudas, animarse a soñar, construir, inventar un viaje, similar al que Ítalo Calvino nos sugiere en su libro Las Ciudades Invisibles, pero a través de nuestros artistas.
Fruto de la sinergía de empresas, instituciones culturales públicas y privadas y los agentes municipales, el Centro Cultural Cabildo reabre sus puertas a las exposiciones temporales con una muestra de artes visuales dedicada a repensarse. Comienza así otra andadura que le conecta con su historia y sus tiempos más activos. Al mismo tiempo vuelve a ser casi un croupier de indentidad e interpretación de la ciudad.
En estas primera muestra de su nueva época, como luego será en todas sus salas, podrá encontrarse las tensiones entre lo religioso y lo pagano; lo culto y lo polular; la docta y la revolución. Estos binomios, algo peligrosos, provienen de larga data pero continúan vigentes en nuestra cotidianidad y en las obras de estos más de 50 artistas que retratan, pintan, dibujan, plasman, buscan imágenes de estas tensiones en nuestras calles.

Un promesa, una utopía, una muestra
A su vez, la inauguración de esta exposición implica, hacer foco en impulsar políticas públicas culturales sostenibles y de calidad, que apunten a suscitar y regenerar espacios culturales accesibles, gratuitos y para todo público, propiciando la difusión de la producción local y jerarquizándola.
Es por ello, que el Dr. Ramón Javier Mestre, a través de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Córdoba ha diseñado una estructura que permite desarrolllar herramientas hacia el interior del municipio, como así también nuevos elementos que promueven el diálogo con las ciudad y sus emprendimientos
creativos.
Por último, y para no aburrir, hacia el final de su libro, Ítalo Calvino dice en una obra que el propio Intendente Mestre ha sido numerosas veces: “buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacer que dure, y dejarle espacio”, esta frase, aunque algo osada para el prólogo de un funcionario público, no deja de poner en jaque las prácticas del arte contemporáneo y la muestra en sí misma; ya que nos habla de lo efímero del tiempo y de poder dejar en ese instante, a través del arte algo
que transforme la vida de los cordobeses, tal y como imaginamos.-

No hay comentarios: