viernes, 9 de diciembre de 2011

Hacer dieta, hacer ejercicio

(Publicado por la Revista Ciudad X de Diciembre)

Prácticamente todos los años empiezan a terminar cuando se prepara un texto de balance del año y este no es la excepción. Pero este 2011 ha sido un año excepcional en la medida que la crisis que afecta a toda Europa, incluyendo a España por supuesto, se transformó en una realidad de este lado del océano. No sólo hablamos de indicadores macroecónomicos titilando en el tablero sino de la necesidad de cambios.
Muchas de las líneas de financiación internacional transformaron en su definición geométrica: una línea es una sucesión de puntos, y los beneficiaros se vieron obligados a saltar desde cada uno de esos puntos hacia el otro cada vez con más esfuerzo. Sin embargo, España ha seguido apostando por la cooperación para el
desarrollo y la promoción cultural exterior en medio de esta tormenta de mercados relampagueantes, y a través de la Agencia Española se han sostenido sus aportes para la continuidad de esa construcción conjunta que es Iberoamérica. Sin dudas que el esfuerzo destinado a tal empresa debe ser enorme y así, con enormidad, se le valora. 
El concierto de referentes locales ha sabido interpretar ese esfuerzo y, a manera de ejemplo, las empresas estatales y privadas así lo demostraron. En el 2011 hicimos dieta, tal vez no para adelgazar sino para setirnos bien y el resultado ha sido sorprendente porque como equipo, y por consiguiente como institución, nos sentimos en mejores condiciones de emprender los esfuerzos por venir. Además, y como todos sabemos, nada se consigue en el mundo de la balanza sin ejercicio y ese entrenamiento nos dió una gran musculatura en miembros claves del organismo institucional: los medios de comunicación asociados a la casa. La Radio Etergenia, la Revista Ciudad X y el Portal web hipermedula.org demuestran una buena salud envidiable. Toda la madurez y robustez está presente en estos tres espacios destinados a difundir las actividades culturales y de progreso social, mientras profundizan las relaciones entre comunicación y creación contemporánea ofreciendo un ámbito de desarrollo profesional. Es que entrenamos juntos: La Voz, El Agora y Micromundo son esa clase de socios imprescindibles para la actividad, el que cada entrenamiento te recuerda que está ahí, con exigencias y comprensión.

Ejercicio, no estar quietos
La parte empalagosa de todo balance no puede faltar, especialmente si estamos en un proceso en control de calorías que nos deja pocas oportunidades para estos placeres, y en ese sentido habrá que subrrayar que hicimos “la” exposición homenaje a Luis Fernando Benedit Pueblo Benedit con la particularidad que unimos la panza del CCEC con cerebro del Palacio Ferreyra y como resultado miles de chicos de las Escuelas Municipales visitaron ambas instituciones en un sentido homenaje al maestro; realizamos tres seminarios ACERCA que le dieron voz a la narrativa oral, a las radios comunitarias y sus redes, y a los festivales emergentes de artes escénicas. Repetimos la digitalización de Agosto con la ciudad como laboratorio; nos animamos a festejar el cumplaños número 10 del Festival Anima; la presencia del arte en toda la casa con el programa Elegía Oscilante, y presentamos las publicaciones propias y no tanto “Las cosas del quehacer” y el libro “¡Afuera!” Hablando de libros, le tomamos el pulso a la industria editorial con el programa “A libro muerto, libro puesto”; tuvimos nuestro momento Benjaminiano; impulsamos numerosas puestas para niños
en ciclos como Sonando Bajito, y nos mezclamos con el Festival de Jazz, y con el Festival de Teatro del MERCOSUR. Hicimos talleres. Muchos. Muchísimos, tantos que los AVLABs se confuden en el calendario con Foucault, Deleuze, y el Eco- diseño de la Muestra BID. La demolición y la construcción, con la práctica del violín, la formación de formadores y un etcétera muy cordobés, etceeeetera.

Pero las enumeraciones no tienen sentido por sí mismas, sino por lo que movilizaron y, más allá del protagonismo mediático propio de algunos proyectos, hay que subrrayar momentos conmovedores como la conferencia cantada de Beatríz Pichi Malen quien explicó en Cantando y contando la cultura mapuche: Tradición oral y pertenencia la importancia de las comunidades para los primeros pobladores de estas tierras a la vez que también ofrecía una oda a quienes se funden y confunden hoy en las comunidades virtuales de la red. Podríamos agregar, para que no quede incompleto este subrayado de acontecimientos, el concurso Twitteratura que se llevó a cabo en el marco de la Semana de la Red AECID, o la muestra Tute por tres. Tanto para hacer dieta, como en el momento de movernos, nunca estuvimos sólos y, en rigor, nunca lo hicimos nosotros u otros sino que lo hicimos juntos, armando un nosotros más grande e inclusivo. Por eso podemos decir que lo hacemos nosotros, incluyendo claro, a quienes leen estas líneas ahora.

El tigre y el dragón
Mientras se reconoce cierto protagonismo internacional chino, con muy poco sentido de la oportunidad el Centro pierde a la única “china” del equipo, y seguro que no es la única modificación. Todo parece indicar que la crisis es el final de un ciclo, una tormenta -aunque sea económica- y los cambios también sucederán dentro del CCE.C que no es ajeno a esa imposición. Pero vendrán tiempos distintos, seguro mejores, y el Centro gozando de buena forma como un tigre (animal que le representa en el horóscopo chino), seguirá siendo un Centro atrevido. Inclusive en el año del vuelo de los dragones -para seguir con el homenaje a Ang Lee o a la potencia China, en esa casa seguiremos sintiéndonos en nuestra casa. La de todos.-

No hay comentarios: