viernes, 8 de octubre de 2010

Ciudad D

Ciudad D

[Publicado por Ciudad X 4, Octubre de 2010, La Voz del Interior]

Tener un hermano, tener una hermana, es la experiencia más compleja de la vida. Nos une un vínculo de secreta pertenencia y familiaridad. Nadie mejor que tu hermano para entender todo lo malo y lo bueno del mundo, nuestro mundo. Nadie mejor que tu hermano, para entender las injusticias paternas (Córdoba puede ser una madre amorosa y cruel al mismo tiempo), y jamás se conseguirá el grado de cercanía que tenés, o has, tenido con tu hermano. El aprecio por tu hermano es una caja de ahorros cuyo capital siempre está, siempre crece, aunque nunca sepas si cobrarás. A nadie le tenés tanta fé como a él, o ella, porque cualquier militancia empieza por quien duerme en la cama del lado.

A veces pensas que algo que era tuyo deja de serlo y pasa a pertenecerle a tu hermano. Sentís celos, inseguridad, codicia. Es un momento de fragilidad que no durará ni calará en esa cercanía íntima y ferréa que el tiempo dejará tan paralela como nació.

Desde Ciudad X sentimos una enorme alegría al ver que Córdoba, y más precisamente la UNC, haya dado a luz a Deodoro gaceta de crítica y cultura que supone un nuevo espacio para practicar el imprescindible ejercicio de la reflexión en torno a las producciones creativas.

Eso sí, el autito celeste que trajo papá de Salta es mio.


No hay comentarios: