martes, 23 de febrero de 2010

Cosas que hace mi hijo

Remo tiene 2 años y 9 meses y hace un tiempo estábamos viendo un libro de arte. En las primeras hojas figuraban obras menores de un artista. Era esculturas, pero no figurativas. Algo parecido a Bonevardi. Remo pregunta ¿papá que e´eto? Esto es arte hijo, respondo. El libro sobre este artista sigue describiendo la carrera del creador, y poco después aparecen obras más importantes, inclusive monumentos, y Remo me dice ¡mirá papá, un arte más grande!

Lo del arte le ha entusiasmado tanto que cuando vamos en el auto y, a requerimiento de él, le digo que vamos a mi trabajo empieza a gritar ¡arte! ¡arte! ¡arte!, como si fuera un integrante más del mítico instituto Di Tella. La semana pasada, hablando de trabajos, fuimos a visitar a mi cuñado que tiene un emprendimiento gastronómico. Remo me pregunta, ¿qué e este lugar, papá? Yo le digo, el trabajo del Tío Fede, el contraataca: ¡pero acá no hay arte!

Hoy en la cena nos dejó sorprendidos. Miró su mano y nos dijo, este dedo se fue a un hotel; éste (el segundo) se tomó un avión; este (tercero) e fue a Brasil (lugar donde vacacionamos en enero, y que nos ha dejado enamorados a todos); éste (el cuarto) se quedo a casa. Muy interesados, su mamá y yo le preguntamos por el último dedo, a lo que respondió ¿éste? Se cortó el pelo. Cuac!

No hay comentarios: