sábado, 16 de mayo de 2009

La crisis global según Jorge Cuello

(Publicado por la Revista Ecléectica, en su Edición de Mayo de 2009)

Hoy busqué en un buen diccionario que mierda quiere decir “crisis”. La cosa viene por el lado de la inestabilidad, la imprevisibilidad de un cambio –probablemente inesperado- y la incertidumbre sobre su extensión. Ahí mismo se aclara que, de profundizarse la crisis, puede venir una revolución. Ésta es definida como un cambio más violento y drástico.
Sobre esta crisis, que muchos analistas coinciden en calificar de cultural, lo que estamos viendo es como lo grandes bancos se caen por causas exclusivamente propias (no ahorraron), aseguradoras inseguras, grandes compañías despidiendo gente o sea demostrando que no eran tan grandes, wall street en el psicoanalista y la city londiense sin ningún glamour. Pienso, en el acto, en una obra de Jorge Cuello, el artista de la intemperie, el rey de la inestabilidad. El mago de lo inesperado. Voy a la pieza de mi hijo y saco un cuadro que él mismo Cuello me regaló para el bebé: un tipo sin rostro y con un bonete empuja una locomotora en la oscuridad. Creo que Cuello, el mayor artista de Córdoba, es el único que predijo con eficacia lo que iba a pasar. Todos deberemos empujar esa locomotora parada que es el sistema en decadencia. Con un bonete, como los penitentes, deberemos arrastrar por una vía muerta (acá vale decir que toda metáfora ferroviaria duele más en un país sin tren) a esa economía sin maquinista a costa de un esfuerzo descomunal. Cuello no lo dice, pero yo me lo imagino perfectamente: ese penitente con algo de clown que empuja el sistema inservible a un abismo, somos nosotros. Y si perseveramos, vendrá la revolución cultural.
Del sonido que hará la locomotora capitalista con el motor apagado cayendo en picada por entre las sierras grandes, y los arreglos de percusión que el metal eleve al retorcerse en cada golpe del derrumbe, quedará una sinfonía. La música de un nuevo sistema. Sí, ese será el himno dodecafonista de un nuevo mundo post-crisis, con ciudadanos que hayan abandonado el bonete y una bandera –y ¡qué bandera!- lisérgica y multicolor diseñada por Jorge Cuello.
Sólo es cuestión de empujar un poco más.-

1 comentario:

Aldana dijo...

Hola:
me parece muy bueno el análisis pero mi intension es que a esto lo lea Jorge, ya que soy hija de Mirian Cuello,de una prima de el, de Chilibroste (cba) que hace muchos años que no se ven.muchos saludos para él y aca le dejo mi e-mail aldi_la25@hotmail.com.

Aldana,me gustaria mucho contactarme con Jorge