miércoles, 12 de julio de 2006

In memoriam MNBA Córdoba

(Publicado por La Voz del Interior. 2006)

Sin llegar a ser un nostálgico, tal vez más cerca de un coleccionista, sostengo en mis manos el catálogo de la I Bienal Internacional de Arte del Museo Nacional de Bellas Artes, en Córdoba Ciudad. La portada comienza con un texto del entonces intendente Kammerath, quien señala que “una ciudad que busca recuperar su memoria con la intención de construir un futuro, inevitablemente recurre a aquellos eventos que la engrandecieron”. Siguiendo esa línea de reflexión ¿hacia dónde nos conduce como ciudad el fracasado intento del MNBA sede Córdoba?

Buscar culpables es una tarea sencilla, toda vez que Fernando de la Rúa encabece una lista de autoridades. Sin embargo, el turismo interno de estos años pesificados muchas veces ofrece satisfacciones y, en lugar de buscar los errores, la ciudad de Neuquén parece decir ¡es para Córdoba que la mira por tv!.

Descentralización Cultural

El casamiento entre la Secretaria de Cultura de la Nación y Córdoba Ciudad que tuvo un final sin perdices, se diferencia significativamente del proyecto del MNBA Neuquén.

Inicialmente planteado como extensión de un museo municipal y emplazada en un galpón ganado al ferrocarril, en septiembre del 2000 empezaba a funcionar como sede provisoria. Tres años, cinco presidentes e infinita cantidad de ministros más tarde, en Septiembre del 2003 se firmaba el acuerdo definitivo de federalización cultural, y un años después, en Septiembre del 2004 se inauguró la sede definitiva del MNBA Neuquén.

Esta es su foto: una inversión de más de dos millones de pesos, puesto uno arriba del otro por el municipio neuquino. Cincuenta millones de pesos en 215 obras de la muestra permanente cedida por el MNBA. 2500 metros cuadrados entre salas de exposiciones, librería, auditorio, etc. etc. Sistema de seguridad de avanzada, con docenas de cámaras, y el sello del premiado arquitecto Mario Roberto Alvarez, hacen de este espacio un nuevo hito urbanístico y un espacio expositivo con condiciones museológicas internacionales.

Un excelente caja con un contenido aun más bonito. Actualmente el director e impulsor del museo, Oscar Smoljan, entusiasmado afirma “Es un edificio nuevo creado para ser museo, por eso es el más seguro y moderno del país”. La sede exhibe la muestra de León Ferrari “Escritos en el Aire” una sorprendente retrospectiva de trabajos que van desde 1961 hasta la actualidad, curada por Andrea Giunta.

Cuentan que el propio Ferrari, como un rey mago, donó en la inauguración cuatro obras expuestas, frente a una angelical nube de guardapolvos que pertenecían a alumnos de las escuelas locales. A finales de Febrero le tocará el turno, nada menos que a Picasso.

En un lugar donde las ecuaciones cultura y educación, o turismo cultural, parece funcionar, se podría decir que por una vez Charly García se equivocó, y por lo menos en Neuquén city, vivir al sur no es un mal karma. -

1 comentario:

Anónimo dijo...

por suerte ahora podrás hacer algo al respecto, ya que te toca!! :)